martes, 22 de octubre de 2013

No podemos ser cómplices.

Ante las declaraciones de Mariano Rajoy, con respecto a las reformas que esta y lleva haciendo su gobierno (sustentado por el P.P.) con las cuales aclara que el futuro de la economía española, literalmente, se expresa en los siguientes términos: "que la economía será más competitiva y flexible, capaz de crecer y generar empleo."

Pues bien, ya nos encontramos aquí, la vuelta a una época que creíamos fenecida y desfasada, la vuelta a la esclavitud, la del amo y siervo. Será cierto que será más competitiva, pero en base a contratos basura y sueldos miserables.


Será cierto que será más flexible, pero en base al despido libre y al cercenamiento de los derechos sociales y con excusas baratas e injustas socialmente.

Será cierto que se crecerá, pero solamente lo harán unos pocos, los mismos de siempre, unos privilegiados, unos caciques, que verán como crecerán sus sueldos, pensiones, privilegios, subvenciones, ...etc., en perjuicio de la mayoría de la sociedad y de los trabajadores.

Será cierto que se generará empleo, pero en base a subyugar y someter a la sociedad y de los trabajadores.

Como nacionalsindicalistas, no podemos más que negarnos a esto, total y absolutamente.       

Como sindicalistas, pilar básico de nuestro ideario, no podemos cejar en la lucha contra la vuelta e implantación de unas condiciones injustas socialmente y de una época ya caduca y desfasada.

No hay sociedad, no hay nación, no hay unidad, si no hay Justicia Social.

No dejemos para nuestros hijos, una sociedad sin derechos, que con tanto sudor, sangre y lágrimas consiguieron nuestros padres. 


Ya que si consentimos, sencillamente, seremos cómplices.