miércoles, 20 de febrero de 2008

Sube un 8,6% el número de trabajadores afectados por regulaciones de empleo

El número de trabajadores afectados por expedientes de regulación de empleo (ERE) autorizados por el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales ascendió a 56.471 en el ejercicio pasado, lo que supone un aumento del 8,6% respecto al 2006, según los últimos datos del citado Ministerio.
Para UNT esto pone en cuestión la salud de nuestra economía y demuestra que los relativamente buenos datos macroeconómicos no se corresponden con la realidad productiva de la nación, que es la que de verdad crea riqueza y empleo.

En 2007, las autoridades laborales autorizaron un 7,4% más de ERE que en el ejercicio anterior, hasta sumar un total de 3.739 expedientes, siendo 3.131 pactados con los representantes de los trabajadores y 608 no pactados, afectando, respectivamente, a 46.782 y 9.689 trabajadores. En todo el ejercicio, el Ministerio de Trabajo autorizó 2.296 expedientes de extinción de empleo (despidos colectivos), veinte más que en 2006. Estos expedientes significaron el despido de 24.847 trabajadores, un 8,5% menos, siendo la mayor parte de ellos afectados por suspensión temporal (31.404) y extinción (24.847), frente a los de reducción de jornada, donde sólo hubo 220 trabajadores afectados. En 2007 se autorizaron más expedientes de extinción (2.296) que de suspensión (1.413) y de reducción de jornada (30).

Por sexos, los expedientes de regulación de empleo afectaron en mayor medida a los trabajadores varones (42.893) que a las mujeres (13.578). Los primeros aumentaron un 11,1% respecto a 2006, mientras que las mujeres afectadas lo hicieron en un 1,6%.

Del total de ERE autorizados en 2007, 1.776 se encuadraban en el sector servicios, 1.139 en la industria, 741 en el sector agrario y 83 en el de la construcción, si bien se prevé que durante 2008 se multipliquen los ERE en este último sector.

Sin embargo, y a pesar de no ser el sector que registra más regulaciones de empleo, los trabajadores de la industria fueron los más afectados por los ERE autorizados en 2007, con 34.560 empleados, un 2,1% menos que en 2006. Le siguen los servicios, con 14.328 trabajadores afectados (+12,6%), la agricultura, con 6.550 afectados (+92,7%) y la construcción, con 1.033 empleados implicados (+102,5%).

Todos esto dato deberían hacer reflexionar al Gobierno, y por ello UNT exige que abandone su absurdo triunfalismo y se decida de una vez a tomar medidas frente a la desaceleración económica que ya estamos empezando a notar y que, si no se afronta decididamente, puede acabar en una verdadera crisis. Y las crisis siempre afectan a los trabajadores más que a nadie...