viernes, 30 de diciembre de 2011

Rajoy se burla de todos y hace lo contrario de lo que dijo que haría: subidas generalizadas de los impuestos y congelaciones salariales


El viernes 30 de diciembre el Consejo de Ministros aprobó un paquete de medidas enfocado al ajuste (aumento de impuestos y reducción de gastos) en lugar de a la expansión económica.

Rajoy, para justificar su burla a los españoles -o al menos a sus votantes- acusa al Gobierno Zapatero de mentir y afirma que el déficit real se eleva hasta el 8% (en lugar del 6%, lo cual por otra parte puede ser perfectamente cierto), razón por la cual pretende vendernos la subida de impuestos realizada (como si esa fuera la única solución posible): se sube el IRPF para las rentas medias (a partir de los 17.000 euros anuales) y altas (que lo notan menos), una subida con la que se espera obtener unos ingrsos de 4.500 millones de euros. Suben también los impuestos a las rentas de capital, subida con la que se prevén obtener 1.248 millones más. Sube la contribución urbana (IBI), unos 900 millones de euros, para financiar a los municipios y se suprime la desgravación del gasóleo profesional (lo cual perjudicará gravemente a sectores como el agrario), lo que supondrá otros 400 millones de euros.

En cambio no se toca el IVA (desde UNT hemos pedido muchas veces rebajarlo para estimular las ventas) ni los impuestos especiales.

En cuanto a los gastos, se reducen en un 20% tanto los altos cargos de la Administración (algo positivo, pero a todas luces insuficiente) como las subvenciones a partidos políticos, patronales y sindicatos (desde UNT hemos considerado siempre que deberían eliminarse completamente y que los mantengan sus afiliados, pero nada de eso: se seguirán tirando millones de euros en carteles electorales y demás gastos innecesarios). También se reduce la incorporación de nuevos funcionarios (a quienes el salario ya rebajado un 5% -con la oposición entonces del PP- en 2011 ahora les es congelado para 2012, aunque con la subida del IRPF cobrarán menos), salvo en Hacienda (hay que recaudar más, ya se sabe), Fuerzas Armadas, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (no vaya a ser que se produzca un estallido social y no lo puedan controlar), sanidad y educación, si bien en estos casos se aplicará una tasa de reposición mínima del personal, del 10% (por cada 10 bajas sólo habrá un alta). Además, se amplía la jornada laboral de los funcionarios hasta las 37,5 horas semanales (una medida sin apenas efectos económicos relevantes, salvo porque con ello se pretende compensar un poco la gran cantidad de vacantes que se dejarán sin cubrir en la Administración).

Lo peor de todo es sin duda el mantenimiento del Salario Mínimo Interprofesional en los vergonzosos 641 euros mensuales (¿quién puede vivir con ese salario?; ¿por qué no lo cobran los políticos?), la subida de las pensiones de un 1% únicamente, el retraso en la reducción de impuestos a los emprendedores (a quienes el PP se la había prometido) y el incremento de los impuestos a los trabajadores (subidas del IRPF que en la práctica supondrán rebajas en los salarios netos), todo lo cual no ayudará en nada a crear empleo y hará recaer el grueso del esfuerzo ante la crisis a los de siempre, a los trabajadores, autónomos y pequeños empresarios.

Desde UNT ya habíamos anunciado que el PP llegaría al poder dispuesto a golpear a los trabajadores (porque aunque las subidas de impuestos sean ligeramente progresivas, las padecen siempre más los que menos tienen) y así está siendo. No han tardado ni un mes en incumplir sus promesas electorales, y pese a que es probable que el déficit sea el 8% que afirma el Gobierno, es una burla afirmar que sus "recetas" son las únicas posibles. ¡¡¡Y eso que aún no ha llegado la anunciada Reforma Laboral!!! UNT considera que lo que ha hecho Rajoy es reírse de los españoles que le votaron y hacer lo contrario de lo que anunció.

No obstante, desde UNT queremos denunciar que esta dinámica en la que estamos insertos no se debe únicamente a un gobierno u otro, sino que lo que está fallando es el propio Sistema capitalista. Reiteramos que las únicas medidas de choque eficaces han de ser las que ya propusimos en 2008 en nuestro "Manifiesto en defensa de la industria española y del empleo", que esencialmente sigue teniendo plena vigencia, pero que la solución final pasa ineludiblemente por cambiar el actual Sistema y apostar por el futuro: el Nacionalsindicalismo.

Hasta que no llegue ese momento y mientras no se tomen medidas como las propuestas por UNT, sólo nos queda tener que soportar más de lo mismo, sea cual sea el partido que gobierne.

¡¡¡Lo que nos queda por delante!!! ¿Reaccionarán al fin los españoles ante tanto despropósito?