lunes, 4 de febrero de 2013

Conferencia en Benetússer (Valencia): "Perspectivas de un nuevo sindicalismo"

El pasado 13 de diciembre, dentro del ciclo de actos culturales del "Ateneo Deportivo Favara" en la ciudad de Benetússer (Valencia), se pronunció la conferencia titulada "Perspectivas de un nuevo sindicalismo", a cargo del sindicalista Javier Giner Vila (de la Delegación de U.N.T. en Valencia).

El conferenciante hizo una breve referencia a la historia sindical hasta la actualidad, haciendo hincapié en que los derechos sindicales y sociales, que se fueron logrando con sangre sudor y lágrimas, sin embargo, ante la pasividad general, se han ido recortando en las últimas décadas. En poco tiempo lo que con tanto esfuerzo y tiempo se había ido consiguiendo, se está esfumando delante de nuestros ojos.

Asimismo, por los sucesivos Gobiernos españoles, han ido engañando al pueblo, alegando que era y es necesario recortar derechos laborales para salir de la crisis, cuando lo necesario y conveniente es desmontar el actual sistema político y económico existente, verdadero culpable de lo que está sucediendo. Javier Giner hizo alusión también a que el marxismo (que no era más que un capitalismo estatal), era y es más de lo mismo, ya que ninguno de ambos sistemas ha querido nunca implantar la verdadera Justicia Social, sino únicamente someter al trabajador a sus propios intereses.

 El conferenciante también criticó a los sindicatos oficiales actuales, ya que son sindicatos amarillos, apoltronados, que sólo viven por y de las subvenciones que perciben, sin que aporten nada a la defensa de los derechos de los trabajadores, empeñados como están sólo en mantener las injustas estructuras actuales.

Finalizó su intervención haciendo referencia a que la única vía para conseguir no sólo reconquistar los derechos perdidos, sino también para después mantenerlos, es la creación de un solo sindicato que represente verdaderamente a todos los trabajadores, no importando sus ideas, creencias o trabajos que tengan; un sindicato verdaderamente democrático, ya que únicamente con la creación de una estructura esencialmente sindical y que represente a todo el mundo laboral, se podrá seguir luchando por la verdadera Justicia Social, para lo cual es preciso que tenga la correspondiente representación en el Estado (eso sí, no como un mero apéndice del mismo, sino formando parte autónoma, pero importante e integrante del propio Estado desde su propia base).