jueves, 16 de diciembre de 2010

La agricultura española, víctima colateral de la «luna de miel» con Marruecos


El Consejo de Ministros de la Unión Europea ratificó el pasado lunes, día 3, un nuevo acuerdo con Marruecos que, bajo la ya conocida vitola de la «liberalización», supone otro nuevo varapalo a los cítricos, frutas y hortalizas españoles, ya que es prácticamente imposible que el Parlamento Europeo —último trámite— lo paralice o anule.

De las 233.000 toneladas anuales de importación actuales se pasará a 285.000 toneladas en 2011, lo que supone, entre otros porcentajes, incrementar un 35% la entrada de naranjas y un 39% los tomates marroquíes a Europa, lo que sin duda tendrá consecuencias demoledoras para las huertas de Valencia, Almería, Canarias y Murcia. Por lo que respecta a la Comunidad Valenciana, se calcula que el acuerdo tendrá un coste laboral de 15.000 puestos de trabajo que desaparecerán y el abandono de unas 16.000 hectáreas de cultivo, según datos de la Asociación Valenciana de Agricultores, vinculada a ASAJA.

La sombra del «lobby marroquí» vuelve, pues, a planear sobre esta cuestión ya que el llamado «Plan Verde», impulsado por el gobierno de Rabat, y que pretende incrementar la producción de cultivos de frutas y hortalizas en el país, en especial las de regadío, está respaldada financieramente por inversores y empresas españoles que, al mismo tiempo, están cerrando instalaciones en nuestro país para localizarlas en Marruecos.

Fuente: Periódico “Patria Sindicalista”. www.patriasindicalista.es