jueves, 18 de junio de 2009

UNT y la huelga indefinida en el sector de la Seguridad Privada


Desde UNT hemos defendido siempre la necesidad de que el sector de la Seguridad Privada tenga un Convenio digno y se respete la Ley en lo referente a las horas extraordinarias y su remuneración (aún hoy pendiente una sentencia sobre el particular), y es por ello que en principio veíamos bien que todos los sindicatos se unieran para presionar en este sentido, ya que aún no hay un Convenio para 2009 y en pleno mes de junio las negociaciones siguen en vía muerta.

Nos gustaría poder decir que apoyamos sin reservas la convocatoria de Huelga General indefinida que han convocado a partir del próximo 30 de junio la mayor parte de los sindicatos minoritarios del sector (CCOO, UGT y USO se juegan demasiado y se han desvinculado de la convocatoria), pero lo cierto es que no podemos dejar de mostrar ciertas reservas.

UNT está de acuerdo con la mayor parte de las reivindicaciones de fondo, es verdad, pero la idea de acabar en la práctica con el Convenio de ámbito nacional y reivindicar la potenciación de la negociación de convenios a nivel autonómico y de empresa no nos convence. Es verdad que con más mesas de negociación y con la descentralización de las mismas se podrían conseguir reivindicaciones en algunas regiones, al tiempo que CCOO, UGT y USO perderían parte de su monopolio en este ámbito, pero al mismo tiempo se fraccionaría mucho todo lo relativo a la ordenación laboral del sector, profundizando en las discriminaciones autonómicas que no podemos olvidar que son el cáncer de España. La verdadera solución a los problemas laborales del sector de la Seguridad Privada no puede pasar por el "autonomismo negociador", sino por la unidad sindical a nivel nacional y por una presión real y efectiva para lograr lo que es justo. Puede fomentarse esa descentralización negociadora y eso no tiene que ser necesariamente negativo, pero sí lo es centrarse en eso para dar por perdida ya de antemano la negociación del Convenio nacional. Eso no nos parece aceptable.

Es por ello que, partiendo de la idea de nuestro apoyo a las reivindicaciones propiamente laborales de la huelga convocada, UNT no puede sumarse sin más a dicha convocatoria, y ello nos coloca en una difícil tesitura que no nos parece honesto obviar. Por ello informamos a nuestros afiliados (y simpatizantes) de que no están en absoluto obligados a secundar la próxima Huelga General y tienen libertad para actuar en conciencia, si bien no podemos tampoco dejar de recomendar que, con estas reservas y aclarando siempre las mismas, se sumen a la citada convotaroria.